martes, 14 de octubre de 2008

9. El veranillo de San Juan

Bueno, pues nunca comprendí muy bien eso del veranillo de San Juan, sobre todo no me expliqué nunca como es que los españoles disfrutaban de una noche de desenfreno para es día y nosotros solo un poco más de sol... pero bueno, todo son épocas. Ahora, que estoy disfrutando mi veranillo de San Juan personal, la verdad es que le estoy tomando aprecio al Juancho.

Ayer, luego de que se me aliviara el dolor de cabeza, solo me quedaron los mareos, que murieron con la noche. Ya cuando estaba acostado me dio un poco de nauseas, pero a esas las engañé con sueños... fue una buena técnica.

Hoy me levanté muy bien, muy feliz y deseoso de seguir con el envenenamiento auto-inflingido, o más bien, voluntariamente aceptado. La verdad es que, aunque aun no puedo calificarlo de medicina, al menos ya no tiene cara de Godzilla en mi cerebro.

Mi cita de hoy fue más temprano y hoy solo me ponían uno de los productos de la quimio, el más pequeño, por lo que llegué poco después de las ocho de la mañana y salí poco después de las nueve, sin ningún síntoma o malestar.

Durante el día tuve algunos problemas para orinar, que se resolvieron en cuanto el doctor dijo que de persistir me tendrían que llevar al hospital... claro, mi cerebro que recuerda bien lo que significa la introducción de una sonda urinaria, ha de haber pasado una fuerte regañada a riñones y vejiga, porque desde entonces, no paro de orinar... eso mejor ni se lo comento al doctor, porque no me veo con un tapón ahí...

Sigo comiendo bien, con buen ánimo, tomándome mi juguito de uvas, el té verde, las uvas y fresas congeladas, vegetales y legumbres bien verdes, y hoy por primera vez, mis primeras tres cucharadas de noni... pues no es que vaya a cambiar mi platillo favorito (pinto con natilla) por el puré de noni, pero tampoco me resultó tan asqueroso. Ludo me había recomendado sacar la lengua lo más que pudiera e introducir la cucharada al fondo de la misma, para evitar las papilas gustativas, pero la verdad es que no supe como hacer eso sin provocarme vómito, así que ni modo, como los machos, pero de veras, no lo encontré tan incomible. Será que ya los químicos me están llegando al cerebro...

He estado con hipo, y para eso me dieron una pastilla, pero la verdad no quiero tomar mas pastillas de la cuenta, asi que me aguanto... jajajaja

Lo otro que me ha ayudado mucho, son los paños de agua de manzanilla sobre las venas que tuvieron la vía para la quimio, me alivian por completo el dolor y prácticamente no se nota que hubiesen estado sometidas a tal tortura.

Del cabello, aun sigue firme en mi cabeza, ya les contaré.

Hoy he tenido muy buen ánimo, incluso he estado trabajando y de verdad eso me hace sentirme mejor.

Me encontré en el chat a Ana María, una excompañera del colegio y le ofrecí que hiciéramos una carne asada en mi casa (a propósito de veranillos) para ver a los antiguos compas, antes de mi próximo ciclo de quimio, que será talvez 1 o 2 de noviembre, vamos a ver si sale bien, ya les contaré.