viernes, 10 de octubre de 2008

6. El cielo azul

Uno sabe que el cielo no permanecerá azul para siempre, sobre todo cuando ya los del metereológico, sobre todo Maxito, como le dice Ariannita, nos han avisado que la próxima semana entrará un frente frío que generará masas de temperaturas muy bajas y con ello nuevas tormentas, rayos y centellas, pero lo cierto es que cómo se disfruta un cielo apacible, límpido e interminable.

Hoy ha sido un hermoso día, en el que al fin, los caballos salvajes de mis emociones, están pastando y reponiéndose, para seguir cabalgando libres, que es lo que les gusta.

He recibido la visita de muchos ángeles, unos disfrazados de amigos y otros de familia. Todos ellos me han regalado hermosas palabras y también muchas recomendaciones que estoy poniendo en práctica.

Me han indicado que debo comer mucha zanahoria, para aumentar el nivel de beta-carotenos en el organismo. Eso no me ha costado ya que me encantan las zanahorias. También me recomendaron utilizar zábila la próxima semana, ya que al parecer la quimioterapia reseca la piel... vamos a ver donde la consigo.

Hoy tenía que visitar al dentista, porque tenía la preocupación de que en alguna parte leí sobre el menoscabo que hace la quimio en los dientes, aflojándolos. Por fin no fui, porque llovió mucho y el acceso al consultorio del doctor tiene una cuesta media resbalosa, y no quiero quebrarme la otra pata todavía, asì que ya le dije al Torito que me haga el favor de buscarme un canastico por si se me caen los dientes, saber donde dejarlos para que no se me pierdan... jijiji

El pelo, me resisto a cortármelo, porque aunque ya en otras ocasiones me he quitado totalmente el cabello de mi cabeza, soy un malcriado incorregible, así que no me gusta hacer las cosas por obligación, jajaja. Esperaré a que se me empiece a caer y entonces veré si me lo corto o no, así que ya verán como me veo medio-coco, eso no lo han visto todavía... jajajaja