domingo, 14 de diciembre de 2008

27. Crónica de una tormenta anunciada

Y los meteorólogos, entre bártulos y bolas de vidrio, encontraron una enorme masa tormentosa en el Caribe, a la que de cariño le pusieron MITCH. Corrieron presurosos a anunciar sapos y culebras en las lluvias próximas, cuidado Limón, cuidado Puerto Viejo, cuidado Pacuare... todo el caribe estaba en la cuerda floja de una tormenta que, aunque nadie más que los pitonisos climáticos veían, todos debían creer que al final iba a llegar. Por fin, se cumplieron las fechas fatales para el arribo del feroz Mitch a la costa y... bueno, no llegó. Los vientos y los azares del destino lo empujaron al norte, pero sucedió lo que los nigromantes del IMN no habían previsto, los sistemas de baja presión en el caribe, empujaron enormes masas de agua al pacífico, con lo que zonas al otro lado del país, como Parrita, Quepos, Osa, entre otros, sucumbieron ante las "llenas". Un efecto inesperado según dicen.

Pues esta semana, el miércoles, tenía cita con el oncólogo, que en teoría, tenía que programarme la quimioterapia para la próxima semana, mi cuarto ciclo. Pues al llegar al hospital nos encontramos con que mi doctor se fue a un Congreso Médico, con lo que trasladaron mi cita para la próxima semana, para el 17 de diciembre, así que mi próximo ciclo de quimio se trasladará también.

Ahora me inquieta que me lo programen para la semana del 22 de diciembre, porque pasaria todas las celebraciones navideñas envuelto en las mieles de la quimio... mieles agrias y pesadas, hieles más bien, pero en fin, todo sea por terminar esto cuanto antes.

Si no hubiera espacio para la quimio en esa semana, se trasladaría hasta el próximo año, porque en la semana del 29 no hay atención.

Lo que espero es que esta demora en la aplicación de la quimioterapia no tenga efectos colaterales "no esperados", porque aunque no tengo mayor conocimiento sobre la materia, asumo que si me programan los ciclos de quimio cada 21 días y no cada semana o cada 2 meses, será porque es necesaria la aplicación en ese tiempo específico y no al azar... pero ya veremos, que pasa.

4 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Ojalá y no te la reprogramen en los dias próximos a las fiestas, para que puedas estar tranquilo disfrutandolas con tus seres queridos.

Saluditos

Eduardo Montoya dijo...

Amigo Rolando, espero que no te apliquen el tratamiento en días de fiesta, pero sí ha de ser, ni modo, a ponerle el pecho como lo has hecho hasta ahora: con total valentía. Un abrazo mi amigo y que sigas así de bien como vas.

Terox dijo...

¿No podés hacer un esfuerzo y que otro oncólogo te saque esas dudas?

Tal vez lo programan cada 21 días porque a ellos les queda más fácil... (no me extrañaría). Con la Caja uno no se puede confiar... Sería bueno otra opinión...

Saludos!

Lillian dijo...

Tranquilo; dejá a Dios actuar. Todo en la vida fluye como tiene que fluir.
Un abrazo!