miércoles, 28 de enero de 2009

33. Días de borrasca, víspera de resplandores

Una amiga colombiana, Alicia, compartió conmigo la frase del título y la verdad me encantó.

Las borrascas son esas tormentas escandalosas, que no solo traen mucha lluvia, sino que además tienen vientos fuertes, con lo que uno parece caballero de la edad media, blandiendo el paraguas para todas partes, porque pareciera que la lluvia lo ataca a uno por los cuatro costados. Cuando el paraguas se da vuelta, es decir, cuando la parte cóncava deja de estar hacia nosotros, para mirar hacia el cielo, significa que la borrasca ganó el combate.

Al final, las borrascas son caprichosas. El viernes pasado (16 de enero) me sentía tan bien, pero el sábado empecé a sentirme medio mareado. El domingo, fui a la despedida de mi hermano Carlitos y aunque el ambiente fue genial, terminé tan cansado y mareado que cuando llegué a la casa, casi caigo desmayado, literalmente. El lunes y el martes (19 y 20 de enero) fueron terribles, náuseas, mareos y una fatiga espantosa. Traté de mantenerme lo más activo posible, porque he descubierto que cuando me quedo acostado, tiendo a sentirme aun peor, sobre todo más mareado.

Insisto en que, aunque parezca una alcahuetería, los helados de palillo de Eli, han sido casi milagrosos. Cada vez que sentía náuseas, un helado de cas o de coco hacían su trabajo. No tuve que tomar pastillas y eso me alegró muchísimo.

Ya el miércoles me sentí super bien.

Este domingo (25 de enero), hicimos una nueva despedida a Carlos, que se va por un año a Washington, para trabajar en el BID (en el fondo siento que se quedará allá, es un profesional impresionante, no creo que lo dejen ir así como así), por eso aprovechamos para volverlo a despedir justo antes de que se fuera (partió el lunes 26 de enero). El día fue maravilloso, fue uno de esos resplandores que siguieron a las borrascas de la semana.

En estos días estoy preparándome mentalmente para mi última tormenta anunciada. Así es. El próximo lunes, martes y miércoles (2, 3 y 4 de febrero) me aplicarán el próximo ciclo de quimioterapia, el último que me programó el oncólogo. Pasado mañana me harán una radiografía de tórax, para verificar que no se me hayan formado tumores en los pulmones, que son el lugar preferido de los osteosarcomas para atacar, después de los huesos. Además en marzo me harán un nuevo Gamma Oseo, para verificar lo mismo en el resto de los huesos que dejó intactos el cáncer.

Espero muchos más resplandores en los próximos meses, ya les iré contando.

5 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Será que Eli pondrá una venta de Helados? Para irlos a probar!!!

Que sigas mejor y a esperar los resultados de los exámenes.

Saluditos y un gran abrazo

CMG dijo...

Rolito, de nuevo muchas gracias por esas despedidas que organizaste junto a Walter, Torito y familiares. No puedo olvidar también la compañía de Vero y Tati.
No solo aquel sábado en Alajuela, sino además el día que estrenamos la piscina con trajes de baño improvisados.
De todo corazón gracias.

Marcia dijo...

Oírte positivo es todo un regalo para comenzar el día.
Vas a ver que todo va a salirte muy bien, tanta energía positiva a tu alrededor no puede pasar inadvertida.
Eres un ser humano impresionante, una fuerza interior y una sabiduría que sorprenden.
Un abrazo, maestro

Eduardo Montoya dijo...

Bueno a hacerle frente a esa tormenta programada, como le llamas, con la hombría que los has venido haciendo y esperando con toda fe que será la última, por nuestra parte, nosotros los que nos preciamos de ser tus amigos, estaremos pidiendo a Dios que te de fortaleza y te ayude a pasar ese último trago amargo, para que después se vengan amontonados todos los días de verano y las primaveras que te aguardan para el resto de tu vida. ¡Que así sea amigo!

I´m pink dijo...

soy fan de Bunbury y hoy me levante con esa misma frase en la cabeza "Dias de borrasca, vispera de resplandores"... mi hermana está en el hospital esperando mejorar un poco su estado para recibir su primer quimio...llegue aqui por casualidad y sin invitacion pero despues de leerte me siento un poco mas fuerte y espero poder transmitirselo a ella ahora que tanto lo necesita... un abrazo grande.

LuLu