sábado, 15 de noviembre de 2008

19. Paloma por dentro

Paloma fue el XVII ciclón tropical de este año y el VIII en convertirse en huracán. Se formó el 5 de noviembre y se disipó el 10 de noviembre. El origen de esta depresión tropical se dió en la costa de Belice el 3 de noviembre, cuando un sistema de baja presión chocó con las masas de aire caliente e inició su proceso de acumulación de lluvias y aceleración de vientos, llegando a tener flujos de aire corriendo a más de 200 km/h cuando tocó tierra en Cuba.




Yo tuve la semana pasada mi propia Paloma, pero por dentro.

Todo el proceso de dolor que me generó el estreñimiento, me ocasionó un quebranto importante en mi de por si frágil estado de ánimo. El sábado, tras horas de dolor intenso, rompí en un llanto que, como Paloma, fue creciendo hasta convertirse en un huracán emocional.

Primero lloraba de dolor, pero luego lloraba de coraje, de frustración y de recriminación hacia un universo que me ataca por uno y por otro lado. Creo que el momento pareció propicio a mi psique para revelar todo el resentimiento que he guardado por meses, provocado por todo lo que me ha sucedido.

Ya me esperaba que algo así pasara, porque la verdad es que he tenido un proceso consciente de asimilación de la crisis muy fuerte, que no me ha dado espacio a quebrantos y todo esto siempre carga nuestro saco de atrás, la sombra de Jung, con el dolor que no se manifiesta. Al final de la noche del sábado, cuando por fin pude deshacerme del bloqueo en mi intestino grueso, creo que también me deshice del bloqueo en mi cuerpo emocional.

Desde entonces mi ciclo digestivo ha regresado a la normalidad y eso se que es muestra de la tranquilidad que ha llegado también al mar de mis emociones.

Por otro lado, desde el jueves de la semana anterior, hasta el jueves de esta semana, estuve asistiendo a sesiones de terapia física, que aunque me dejaban eshausto, me han ayudado mucho. Tengo que seguir haciendo ejercicios para fortalecer brazos y piernas, con la intención de que pueda manejar una prótesis cuanto antes. La idea de volver a caminar de una forma más normal, ahora lo hago con apoyo de una andadera, me tiene muy emocionado. Tengo toda la convicción de regresar a la normalidad cuanto antes, y por eso estoy poniendo de mi parte para que ese sueño sea una realidad muy pronto.

Ayer tuve cita con el oncólogo, quien ya me programó mi siguiente ciclo de quimio, que será el 24, 25 y 26 de noviembre. Eso significa que el cuarto y último del año será por ahí del 15 de diciembre, dándome tiempo para reponerme y disfrutar de buena forma las fiestas de fin de año... buen detalle del calendario a mi favor.

Ya tengo los datos de la quimio que me ponen: en cada ciclo me ponen una dosis de cisplatino y tres dosis de birrubicina.

He añadido a mi dieta de sombrillas y paraguas, linaza en agua, para favorecer mi proceso digestivo. También iniciaré esta semana un tratamiento homeopático que tiene por objetivo reducir los efectos de la quimio, sobre todo me causa mucha esperanza que me pueda eliminar al máximo las náuseas para dejar de tomar GRAVOL, y por otro lado buscará ayudar a las funciones renal y hepática, siendo ambas las más afectadas con la quimio, sobre todo con el cisplatino. Ya les contaré como me va.

Estaré vigilando mis zonas de baja presión y ya les pasaré el reporte.

2 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Admiro tanto tu coraje!
Y claro, tambien se vale llorar... total, somos humanos y tenemos sentimientos.

Gracias a Dios ya te desbloqueaste

A ponerle bonito a los ejercicios!!!

Saludos

Costa Rica al desnudo dijo...

Mucha suerte Rolando! Qué la fuerza te acompañe